Para saber la solución, pregúntale a quien ya resolvió el problema…

… Albert Einstein

… Coco Chanel

… David Allen.

… Gary Vaynerchunk

… Paulo Coelho

Conocerás los hábitos y trucos que utilizaron en sus vidas y los aplicarás en la tuya.

En un mundo dominado por la infoxicación –la intoxicación por exceso de información– y la velocidad del cambio, la curación de contenidos se convierte en una necesidad; personas capaces de estudiar, absorber, digerir, filtrar y estructurar contenido de valor y profundo, de una manera pedagógica, sencilla y clara.

Tras el éxito internacional de Aprendiendo de los mejores, este segundo volumen pretende recoger otros nuevos 50 personajes de referencia del ámbito del emprendimiento, del management, la espiritualidad, el desarrollo personal y la libertad financiera.

Las novedades de este volumen respecto al primero son que incluyen más mujeres y personajes de ámbitos diferentes: deportistas, autores del Nuevo Pensamiento, expertos en inteligencia emocional, productividad, hablar en público o ventas, entre otros muchos.

La única diferencia entre un millonario y usted, es usted», escribe Colin Turner en Nacido para el éxito (Edaf, 1995). No se puede expresar mejor. Ése es el mensaje central que hay detrás de todo el mundo del desarrollo personal.

Nuestra escasez no depende de nuestras capacidades —todo se aprende—, sino de que a menudo nos sentimos pequeños acerca de quiénes somos. Tus creencias sobre quién eres y tus posibilidades condicionan todo lo que haces, cómo lo haces y lo que consigues. Siempre actúaspor «fuera» de manera congruente a como te sientes por «dentro». Por eso, todo cambio empieza cuando mejoras el concepto de ti mismo.

Las creencias son fuerzas atractivas, tanto en sentido positivo como negativo. Las creencias modelan nuestra actitud, nuestra visión del mundo, nuestras relaciones e incluso nuestra salud. Pero lo más importante es que tus creencias son algo que aprendiste, pero no eres tú, y de igual manera que las aprendiste, las puedes desaprender y reemplazar por otras más estimulantes y retadoras.

Eres mejor de lo que crees, pero la responsabilidad de cambiar (mejorar) es tuya. Nadie vendrá a salvarte de tu vida, sólo tú puedes salvarte a ti mismo. El grado de responsabilidad que aceptes con tu vida es indicativo de tu grado de poder personal. Dónde estás es el resultado de quién eras, pero adonde vayas depende únicamente de quién elijas ser.

Las personas de éxito tienen un alto sentido de la autorresponsabilidad y eso les da poder. Saben que su vida depende de ellos. Asumir la responsabilidad de nuestra vida es la primera y máxima expresión de liderazgo. Las personas de éxito se sienten protagonistas de su vida.

No caigas en la tentación de las excusas, porque es un callejón sin salida. Esa batalla la tienes perdida. La historia está repleta de casos de éxito de todos los colores: jóvenes y viejos, con y sin estudios, hombres y mujeres, con y sin dinero, que dieron la vuelta a sus circunstancias y acabaron triunfando.

Damos demasiado poder a las circunstancias, pero ninguna tiene suficiente poder para derrotar a quien tiene una decidida determinación. El político y ejecutivo de publicidad Bruce F. Barton apuntaba: «Jamás se ha conseguido nada espléndido que no haya sido logrado por quienes se atrevieron a creer que había en su interior algo superior a las circunstancias». Brillante reflexión.

No eres tus circunstancias, eres tus posibilidades. Tu fuerza interior siempre es mayor que cualquier obstáculo que aparece en tu vida. Todos venimos preparados a este mundo para superarnos. Todos tenemos más posibilidades de las que creemos. «La grandeza —decía el poeta británico Matthew Arnold— es una condición espiritual.» La grandeza está en todos, también en ti.

Poder se puede (siempre), lo importante es querer y creer en ello. Tu capacidad de cambiar depende de tu capacidad de mejorar, y tu capacidad de mejorar depende de tu capacidad de aprender. Ésa es la magia del desarrollo personal. No hay trucos, sólo mejora constante. Todas las personas, con independencia de dónde estemos y lo que hayamos logrado, sea mucho o poco, sentimos un deseo innato de mejorar y crecer. Tenemos el impulso continuo de mejorar nuestras vidas. Y cuando eso no ocurre estamos dando pasos hacia atrás: «Si no estás ocupado naciendo —decía el maestro Bob Dylan—, estás ocupado muriendo».

Lo primero de todo es decidir a qué quieres jugar en la vida. La mayoría no lo sabe. «La falta de claridad más que cualquier otra cosa es la principal causa de fracaso de la gente», nos recuerda Anthony Robbins. Sólo cuando sepas con claridad lo que quieres y tengas un deseo ardiente por conseguirlo, estarás en el camino correcto para ello. Y cuanto antes te decidas, antes podrás llegar, porque el camino (proceso) hay que sufrirlo siempre.

Ten presente igualmente que serás más feliz en la medida que tu trabajo afecte positivamente a más gente. Nunca estarás lleno si sólo te fijas en ti mismo. Trasciende tu realidad personal y abarca a otras personas. Cambia el mundo, aunque sea a pequeña escala. Ante todo, sé útil. Tú también tienes algo (mucho) que contribuir. Ann M. Fudge, consejera delegada de Young & Rubicam, explica: «Todos llevamos dentro la chispa del liderazgo, ya sea en los negocios, el gobierno o como voluntarios de una ONG. El reto es conocernos lo suficiente como para descubrir dónde podemos utilizar nuestros dones de liderazgo para servir a los demás. Estamos aquí para algo. La vida es para dar y vivir intensamente». Si quieres ser feliz tienes que ver más allá de ti mismo. La Madre Teresa de Calcuta decía: «Uno de los mayores padecimientos del ser humano es no ser nada para nadie».

Y a la hora de decidir acerca de qué quieres conseguir y hacer con tu vida no seas cicatero. La principal cualidad que define a los ganadores y que les distingue del resto, es que se dan el permiso de pensar en grande: «Sólo los que se arriesgan a ir demasiado lejos —escribía T. S. Eliot— comprueban hasta dónde se puede llegar». El mayor mal que aqueja a la gente son las dudas acerca de sí mismos. Piensan que los demás son mejores o que tienen más capacidades. Y no es así. El psicólogo Abraham Maslow ya nos alertaba sobre ello: «La historia de la humanidad es la historia de hombres y mujeres vendiéndose a la baja». Entre tú y tu meta sólo están tus dudas acerca de ti mismo y tu pereza. Todo se aprende por el camino. Y llegarás si no desistes. No hay más.

Pero recuerda: un sueño sólo puede triunfar sobre la realidad si se le da una oportunidad. Para triunfar en la vida tienes que ser valiente. Todo el mundo puede conseguirlo pero no todo el mundo tiene el valor de intentarlo. No puedes pasarte la vida preparándote o esperando a que se despeje todo el camino. Tienes que dar el paso. Soltar amarras y navegar mar adentro. Nunca se sabe todo y nunca es el momento perfecto. Crecer duele, pero a la larga te darás cuenta que duele más no hacerlo. Se aprende sobre la marcha. A vivir, como a todo, se aprende viviendo. En «A la deriva», dentro del poemario Hidradante Olivia, se dice:

El mar —no el faro— con todos sus naufragios muestra el camino.

Y después, comprométete. No puedes lograr algo grande sin hacerlo. Y tampoco ser feliz. Puedes llegar donde te propongas, si además de un deseo ardiente por conseguirlo demuestras compromiso. El compromiso es la determinación absoluta con nuestras metas, y no admite excusas, sólo resultados. Como nos recuerda el coach y consultor Jim Selman: «La capacidad de comprometernos es, probablemente, el aspecto más destacable y constitutivo de nuestra existencia como seres humanos». Y añade: «El compromiso es una acción en el lenguaje que transforma una promesa en realidad. Es la palabra que habla con coraje de nuestras intenciones. El compromiso es el material que forja nuestro carácter y es el poder para cambiar las cosas. Es el triunfo diario de la integridad sobre el escepticismo».

Y el compromiso auténtico se demuestra en cada acción que hacemos: llamada, reunión, negociación, entrevista, artículo que escribimos, conferencia que impartimos, clase que damos o cualquier otra cosa. El escritor portugués Fernando Pessoa lo resumía así: «Pon todo tu ser en lo mínimo que hagas». Ésa es la filosofía del éxito. Si das lo mejor de ti siempre, lo mejor acabará sucediendo necesariamente.

Junto al compromiso, una buena actitud es otra de las variables imprescindibles en tu camino hacia el éxito. Una actitud positiva es esencial para ver las oportunidades que nos ofrece la vida a pesar de todas las dificultades: fracasos, rechazos, deslealtades, injusticias, dudas o cualquier otro obstáculo. Y cuanto más difíciles sean las circunstancias, más importante es la actitud. Lo bueno es que tu actitud siempre te pertenece, es ciento por ciento tuya, ahí nadie puede interferir. Es una elección personal. Vicente del Bosque, campeón del mundo de fútbol como seleccionador de España, contaba la siguiente anécdota con relación a su hijo que vino al mundo con síndrome de Down: «Cuando nació nuestro hijo Álvaro nos preguntamos: ¿por qué a nosotros? Poco después, nos preguntábamos: ¿y por qué no? Ahora y desde hace mucho tiempo, nos preguntamos: ¿cómo podríamos vivir sin él?». Eso es actitud positiva.

No debes olvidarte tampoco del foco. Todas las personalidades de éxito tienen un rasgo común, son expertas en algo. Y para ser experto en algo hay que dedicarle muchas horas. El problema es que las horas son limitadas —veinticuatro en total—, y si te dispersas tus resultados también se resienten. Para ser experto en algo hay que concentrar todas las energías y esfuerzos en una determinada dirección. Foco no es otra cosa que gestión de la atención. Mucha gente con talento ha fracasado por no haberse mantenido enfocada. Si quieres tener éxito, aprende a enfocarte: cuando estás enfocado lo difícil es no tener éxito.

También debes cultivar esa virtud tan denostada que es la paciencia. La mayoría de la gente tiende a rendirse. Si te cansas, pierdes. No podemos pretender que todo cambie de la noche a la mañana, pero sí podemos empezar a hacer las cosas necesarias para que nuestra situación mejore. No temas a los cambios lentos, ten miedo a permanecer inmóvil. El secreto para progresar es empezar por algún lugar. Todo es posible, si te das el tiempo suficiente. Anthony Robbins, al que citamos de nuevo, lo expresa así: «La gente sobrevalora lo que puede conseguir en un año y subestima lo que puede conseguir en una década». Si eres perseverante y demuestras paciencia estarás por delante de casi todo el mundo.

Igualmente es importante hacer equipo: cuando creces con otros siempre creces más. Solo no llegarás demasiado lejos. Para avanzar en la vida no es suficiente el talento o la capacidad de trabajo, necesitas gente que te apoye y ayude, ya sea a nivel financiero, emocional, técnico, logístico, relacional o de otro tipo. La conexión con otras personas es una fuente de energía vital, recursos cognitivos y emocionales. El talento no es una isla, sino que necesita de otros talentos para crecer y aspirar a su mejor versión. Tu capacidad para crear, mantener y expandir tu red de contactos sobre la base de relaciones de valor y confianza mutuas es crucial para tener éxito. Cuida y mima tu red de contactos como si fuese oro en paño: cuando te olvidas de los demás, los demás se olvidan de ti.

Jamás dejes por el camino tus valores, te pasará factura. Tu reputación es tu mayor activo y trabaja siempre para ti favorablemente. Cuanto mejor es tu reputación, menos vendes y más te compran. No te descuides en este aspecto (y es muy fácil descuidarse). Los negocios los hacen las personas, las personas interactúan a través de las relaciones, y las relaciones se basan en la confianza. La gente quiere relacionarse y hacer negocios con personas a las que conoce y en quien confía. Como señala Ryan Freitas, cofundador de About.me: «Tu reputación es más importante que tu nómina y tu integridad es más valiosa que tu carrera». No te dejes seducir por los atajos.

Simplemente algunos datos para acabar. Cuando se escriben estas páginas, Aprendiendo de los mejores (Alienta, 2013, edición ampliada y actualizada en 2016) se ha convertido en el libro de management de un autor español más vendido y leído de los últimos años con más de 30.000 ejemplares distribuidos. Asimismo, el libro ha sido traducido al italiano con el título Imparando dai migliori (Anteprima, 2018) y está en marcha igualmente la traducción al inglés. Así que, mil gracias a todos aquellos que habéis comprado, leído, regalado o recomendado el libro. Cada día recibo mensajes de agradecimiento, pero la gratitud es mía hacia todos vosotros.

En este segundo volumen aparecen 46 nuevas personalidades, que sumadas a las 54 del primer volumen (con la edición ampliada y revisada) hacen un total de 100 con sus interesantes reflexiones, experiencias, éxitos y fracasos.

El objetivo de este nuevo volumen es incluir a personajes de ámbitos y disciplinas no presentes en el anterior volumen.

La principal crítica —totalmente acertada— que se hizo al primer volumen de Aprendiendo de los mejores fue la poca presencia de mujeres, tan sólo tres: Louise Hay, la Madre Teresa de Calcuta y Oprah Winfrey. En las páginas siguientes aparecen un total de diez personalidades femeninas de referencia como Elisabeth Kübler-Ross, Eleanor Roosevelt, Coco Chanel, Helen Keller o Sheryl Sandberg, entre otras.

Por otro lado, quienes me conocen saben que para mí el deporte es una metáfora de la vida y el ámbito que mejor refleja lo que es el desarrollo personal. Cualquier deportista de élite está obligado a ser extremadamente disciplinado, a trabajar con un entrenador, a gestionar tanto el fracaso como el éxito, a desarrollar un espíritu competitivo, a lidiar con la presión —del público, medios de comunicación o patrocinadores— y a otro sinfín de aspectos.

Los deportistas son, por tanto, espejos en los que mirarse y de los que se pueden extraer grandes lecciones y valores para la vida y la empresa. Siempre que me invitan a dar una conferencia o hacer una presentación de Aprendiendo de los mejores llamo a algún deportista amigo como «caso de éxito». A pesar de ello, en el primer volumen no aparecía ninguno. En esta ocasión son varios los que se pueden encontrar aquí: Michael Jordan, Phil Jackson, Muhammad Ali o Jorge Valdano, además de otras personalidades también vinculadas al ámbito deportivo en la parte de gestión (sport management) como Mark Cuban o Donald Dell.

También en este segundo volumen se da un mayor protagonismo al aspecto espiritual —lo material por sí solo nos sabe a poco— con nombres como Eckhart Tolle, Neale Donald Walsch o el poeta persa Rumi, junto a figuras representativas del Nuevo Pensamiento como Neville Goddard, William Walker Atkinson, Norman Vincent Peale o Rhonda Byrne.

Asimismo, en las siguientes páginas también podemos encontrar interesantes reflexiones de empresarios como Ray Kroc o Walt Disney; millonarios como Aristóteles Onassis o John D. Rockefeller; expertos del mundo startup como Tim Ferriss o Gary Vaynerchuk; referentes de las inversiones como Ray Dalio o Kim Kiyosaki; historias de superación personal como las de Nick Vujicic o Gustavo Zerbino; personalidades de la ciencia como Albert Einstein o Daniel Goleman; escritores de bestsellers como Paulo Coelho o J. K. Rowling; o especialistas en productividad, como David Allen, o en hablar en público, como Chris Anderson, entre otros muchos.

A algunas de las personalidades de este volumen y del anterior he tenido la posibilidad de conocerlas personalmente y entrevistarlas: Daniel Goleman, Luis Rojas Marcos, Gustavo Zerbino, Jorge Valdano, Aitor Zárate o Ferran Adrià.

Al final del libro encontrarás un Anexo con una relación de todos los personajes incluidos tanto en este volumen como en el volumen I, clasificados por temáticas/disciplinas, para que te sea más fácil dirigirte a aquellos que más te puedan interesar en función de tus preferencias.

Como ya apunté en el anterior volumen y recalco en éste, no están todos los que son pero sí son todos los que están. Por cuestiones de espacio es inevitable dejar a muchos personajes apasionantes fuera. En próximas entregas de Aprendiendo de los mejores, que estoy seguro irán apareciendo en el mercado durante los próximos años, tendrán también su protagonismo.

Este libro abre con una cita de Jim Rohn —referente, sin duda, del desarrollo personal— y con otra cita de él cerramos la Introducción, que no hace sino resumir todo lo dicho hasta ahora:

¿Quiere ser una persona superior a la media? Entonces utilice una sonrisa superior a la media, un interés superior a la media, un afán por ganar superior a la media. Esto lo cambiará todo.

Tu nivel de éxito es proporcional a tu nivel de desarrollo personal. O como me gusta decir: tu desarrollo personal es tu destino.

Diversión, relaciones y aprendizaje…

¿De quienes aprenderemos en el Mastermind?

  1. AITOR ZÁRATE
  2. ALBERT EINSTEIN
  3. ARISTÓTELES ONASSIS
  4. BRUCE LEE
  5. CHRIS ANDERSON
  6. COCO CHANEL
  7. DANIEL GOLEMAN
  8. DAVID ALLEN
  9. DONALD DELL
  10. ECKHART TOLLE
  11. ELEANOR ROOSEVELT
  12. ELISABETH KÜBLER-ROSS
  13. GARY VAYNERCHUK
  14. GRANT CARDONE
  15. GUSTAVO ZERBINO
  16. HELEN KELLER
  17. HOWARD SCHULTZ
  18. INMA SHARA
  19. JACK MA
  20. JAMES ALTUCHER
  21. J. K. ROWLING
  22. JOHN DAVISON ROCKEFELLER
  23. JORGE VALDANO
  24. KEITH FERRAZZI
  25. KIM KIYOSAKI
  26. LEOPOLDO FERNÁNDEZ PUJALS
  27. MARK CUBAN
  28. MARY KAY ASH
  29. MICHAEL JORDAN
  30. MUHAMMAD ALI
  31. NEALE DONALD WALSCH
  32. NEVILLE GODDARD
  33. NICK VUJICIC
  34. NORMAN VINCENT PEALE
  35. PAULO COELHO
  36. PHIL JACKSON
  37. PHIL KNIGHT
  38. RAY DALIO
  39. RAY KROC
  40. RHONDA BYRNE
  41. RUMI
  42. SHERYL SANDBERG
  43. THOMAS J. STANLEY / WILLIAM D. DANKO
  44. TIM FERRISS
  45. WALT DISNEY
  46. WILLIAM WALKER ATKINSON



Duración

12 sesiones de 2 horas impartidas semanalmente en NEX Juriquilla, de 6:00 a 8:00 pm.


Inversión

$10,000

$6,000 por promoción de nuevo grupo.

Y además puedes cubrirlo en 4 pagos mensuales de $1,500

Con una inscripción $500

Eres asociado NEX? Ahórrate la inscripción!

Incluye regalos

  • Libro “Aprendiendo de los mejores 2”.
    • Valorado en $400
  • Grupo en Whatsapp para mantener el impulso entre sesiones.
    • Valorado en $1,000
  • Puedes llegar desde las 5:30 pm a la sala equipada para servirte un café y realizar alguna llamada, finalizar tu trabajo o conectar con los demás participantes.
    • Valorado en $600

Total de REGALOS: $2,000 por participante.


Celebramos el Mastermind en NEX offices Juriquilla con varios beneficios:

  • Sala grande, muy bien iluminada y con mobiliario ergonómico Herman Miller.
  • Barra de café, té o agua.
  • Sala de estar, por si llegas más temprano.
  • Estacionamiento vigilado.


Comenzamos el martes 27 de agosto del 2019, y continuamos todos los martes durante 12 sesiones de 6:00 a 8:00 pm.

Imparte:

Coach Víctor Suárez

Socio Fundador del Equipo Global de Coaches, Entrenadores y Conferencistas de John C. Maxwell

Será un gusto platicar cualquier punto.

Gracias y sigamos aprendiendo de los mejores…

[email protected]